TravelTur Viajes El nuevo Centro de Arte de Guangzhou se convierte en el mejor icono del sur de China

El nuevo Centro de Arte de Guangzhou se convierte en el mejor icono del sur de China

by Rolando
Centro de arte de guangzhou
5/5 - (1 voto)

El museo Baietan Dawanqv, ocupa 145.000 metros cuadrados, y una superficie de exposición de más de 40.000

Aunque hablar de “nuevo” en China solo sirve para unos pocos días y la idea de icono tampoco dura mucho, hoy por hoy el Centro de Arte de Baietan Dawanqv que se acaba de inaugurar en Guangzhou, en la parte más amplia y profunda del Río Perla –el tercero más largo de China– que atraviesa la ciudad, más conocida en Europa como Cantón. El nombre del Centro se traduce poéticamente como “Área de la Gran Bahía de Ciénaga de Cisnes Blancos”, y se presenta al público con este verso: Agua Diáfana … Luna clara…/En el resplandor de la luna, vuela una garza.

En realidad, más que una garza, el Centro de Arte Dawanqv parece un barco gigante que zarpa, brillante y resplandeciente, y reúne en su interior el Museo de Arte, el Museo del Patrimonio Cultural Inmaterial y el Museo de Literatura de Guangdong. Sus dimensiones son espectaculares: tiene casi 360 metros de largo y 78,5 metros de alto, con una superficie total de construcción de unos 145.000 metros cuadrados, una superficie de exposición de más de 40.000 metros cuadrados y una zona pública compartida de 35.000 metros cuadrados. Este nuevo icono en el sur de China es un nuevo hito cultural de la hoy de la región denominada Greater Bay Area que, con una superficie de 56.000 km² y una población de unos 70 millones de personas, comprende las dos Regiones Administrativas Especiales de Hong Kong y Macao, así como nueve municipios de la provincia de Guangdong, incluyendo su capital, Guangzhou.

“El Centro de Arte de Dawanqv no solo muestra las principales características culturales de Guangdong con las instalaciones públicas emblemáticas a nivel internacional, sino que también se convertirá en una plataforma importante para promover el desarrollo humano del área de la Bahía y fomentar el intercambio y el aprendizaje recíproco de las civilizaciones entre China y otros países», ha comentado He Jingtang, diseñador jefe del proyecto y miembro de la Academia de Ingeniería de China.

Los puntos de referencia culturales son el «ojo cultural» de un lugar. En 2018, el gobierno provincial de Guangdong decidió fusionar y construir tres pabellones para crear un nuevo hito cultural en el sur de China. El 27 de diciembre de 2019, se puso la primera piedra del proyecto «tres pabellones en uno” con el objetivo de proporcionar a los ciudadanos y turistas servicios culturales en multiformato que integren exposiciones, espectáculos, visitas, compras y entretenimiento.

Nuevo foco cultural y de ocio

El Centro de Arte se complementa con el hotel White Swan, el muelle de Taigucang, a lo largo de la costa, con las atractivas construcciones frente al Río Perla como la Torre de Guangzhou, el Museo Provincial de Guangdong, el Gran Teatro de Guangzhou y otros puntos de referencia culturales y turísticos de la Nueva Ciudad del Río Perla. No solo tiene un profundo patrimonio cultural de la Ruta de la Seda marítima y genes comerciales, sino que también esboza el horizonte del paisaje cultural hacia el futuro, crea un nuevo hito de la capital comercial milenaria y estimula la vitalidad de la ciudad ribereña.

En el Museo del Patrimonio Cultural Inmaterial de Guangdong se presentan cinco Patrimonios de la Humanidad de la UNESCO, 165 patrimonios nacionales y 816 patrimonios inmateriales de la provincia de Guangdong. Desde las ingeniosas habilidades de talla de madera y bordados del municipio de Chaozhou, y la cocción de porcelana multicolor de Guangzhou, hasta los eventos nostálgicos del sur de China, como la Feria de Flores de la Fiesta de Primavera en la ciudad de Guangzhou, las procesiones del Festival de Linterna en el municipio de Foshan y los cantos y danzas conocidos como Hip-hop del municipio de Chaoshan, incluso también la Opera de Guangdong, Wushu y Danzas de Leones, que comparten Guangdong, Hong Kong y Macao, forman parte del banco de genes de la cultura del sur de China, constituyen un «hogar espiritual» común para la gente del área de la bahía. Para atraer más visitantes en estos días se organiza un espectáculo de drones y otro de luces proyectadas alrededor del Centro de Arte.
Este «barco cultural gigante» lleno de tesoros ha llegado desde la larga historia del contexto cultural del sur de China y se dirige al mundo de la prosperidad cultural de la nueva era.

Una ciudad en vanguardia

Durante siglos, el único interés de los europeos por la tercera ciudad de China se centró en el té, la seda, la porcelana y el opio que sacaban por su puerto. Pero Guangzhou, capital de la electrónica y de la cocina cantonesa, es hoy un buen ejemplo de la rápida transformación que están registrando las megaurbes en el país asiático. Guangzhou (Cantón) fue el principal punto de salida de los emigrantes chinos desde el siglo XIX. Fue también una de las primeras ciudades de la antigua China en iniciar intercambios comerciales. Es por eso que la mayor parte de los platos chinos que se conocen en el mundo son originarios de Guangzhou. En el mundo hispano es conocida también como cocina cantonesa. Cantón es una urbe llena de vigor empresarial y entusiasmo comercial que parece no dormir nunca.

De 1839 a 1842 y de 1856 a 1860 tuvieron lugar las Guerras del Opio, entre China y el Reino Unido debido al contrabando de ese estupefaciente por parte de los británicos. Guangzhou se convirtió entonces en el símbolo del espíritu patriótico del pueblo chino al enfrentarse con coraje a las fuerzas invasoras. Aunque el resultado no les fue favorable.

En los últimos tiempos Guangzhou se ha erigido como pionera en el desarrollo económico del país, con miles de pequeñas, medianas y grandes empresas que ofrecen puestos de trabajo. Fue una de las primeras ciudades de China en beneficiarse de las reformas económicas y de la política de apertura. La urbe evolucionó hacia una metrópoli moderna, densamente poblada, multicultural y en continuo crecimiento. la ciudad y también toda la provincia son especialmente prósperas en el sector turístico, comercial, financiero, gastronómico, inversor e inmobiliario. Su producción agrícola y manufacturera está dedicada sobre todo a la producción de arroz y caña de azúcar. Guangzhou se sitúa a la cabeza de las cifras de crecimiento y prosperidad del país.

Guangzhou no es una ciudad que destaque precisamente por la abundancia de lugares de interés histórico-cultural. Se trata más bien de una urbe con mucho encanto que sí guarda entre sus callejuelas ciertas atracciones turísticas que vale la pena descubrir. Como la curiosa Catedral del Sagrado Corazón también conocida como la Casa de Piedra de estilo neogótico, que contrasta entre los grades rascacielos, el Memorial a Sun Yatsen, el Templo de la Piedad Filial, el Templo de los Cinco Genios, la Mezquita Huaisheng y el Templo de los Seis Banianos que alberga la famosa Pagoda de las Flores de 56 metros de altura. También hay que visitar el Templo Ancestral de la Familia Chen, más conocido como la “Academia”, un complejo de edificios y jardines de estilo tradicional con tejados de tejas esmaltadas y decoradas con figuras de gran colorido. Fue construido entre 1890 y 1894 con las donaciones de las familias apellidadas Chen de toda la provincia de Guangdong y del extranjero.

Cocina cantonesa

Guangzhou está considerado como el paraíso de la gastronomía en China y prácticamente en todo el mundo. Sus ingredientes son tan variados como posibilidades culinarias existen en el planeta. En la mayoría de restaurantes chinos repartidos por los barrios de la geografía española y europea se sirve algo parecido a cocina cantonesa, la parte de la gastronomía china que nos resulta más familiar aunque solo sea por el nombre de los platos. La realidad es que, generalmente, poco tiene que ver con la que se prepara en Guangzhou, capital de la provincia de Cantón.

Los célebres rollitos de primavera que se encuentran en todos los restaurantes chinos del planeta partieron desde China hacia el mundo de la ciudad de Cantón en la gran inmigración de ciudadanos cantoneses por todo el mundo desde el siglo XIV. Así fue como nació el mundialmente extendido rollito de primavera, la salsa agridulce y el chop suey –plato mezcla de carnes y verduras salteadas en un wok–. Por regla general, los platos cantoneses no son ni demasiado condimentados ni muy picantes. Más bien resultan una mezcla armoniosa de distintos sabores que para ellos es la regla de oro. Como todos los ingredientes son muy frescos, casi vivos, no necesitan añadir muchas especias. Sólo tienen que agregar unos pocos condimentos para realzar el sabor de los ingredientes principales, especialmente jengibre, cebolleta, azúcar, sal, lsalsa de soja, vino de arroz, almidón, aceite, polvo de cinco especias y la pimienta. En menor medida se emplea el ajo y el chile picante, pues disimulan demasiado la frescura de los ingredientes principales. La ausencia de estos ingredientes hace que la comida cantonesa sea especialmente ligera y fácil de digerir.

Entre los platos más destacados están la sopa de fideos con gambas, verduras chinas asadas, albóndigas de pescado, cerdo asado crujiente, pato con salsa de soja, pescado al vapor con salsa agridulce, la familia feliz, sopa de melón mechado con jamón, cuajada de soja rebozada y pollo marinado. Una de las especialidades son las sopas cocinadas lentamente. Las hay de todo tipo, aunque sobresalen las de pescado, pepinos de mar, vieiras, berros de agua y orejas de mar. De entre todos los platos cantoneses, los que gozan de más fama son los dim sum, en chino, literalmente “que toca el corazón”, una versión de las tapas españolas, un refrigerio o tentempié entre horas. Generalmente estos pequeños platos se sirven con té como aperitivo previo a otro principal.

También te puede interesar